Reseña de ciudad de Mujeres de Elizabeth Gilbert

Reseñas de libros
ciudad de mujeres de elizabeth gilbert

Ciudad de mujeres comienza con la decisión de la protagonista, Vivian Morris, de explicar a otra mujer, Angela, lo que su padre había sido para ella.

Pero antes de llegar a saber lo que el padre de Angela fue para Vivian Morris, conoceremos la vida de mujeres totalmente adelantadas a su tiempo. De fondo, la ciudad de New York cambiando durante más de 7 décadas en las que transcurre esta deliciosa historia.  

Ayer terminé de leer la novela y lo hice como se terminan los buenos libros, o al menos como los termino yo, llorando. Lloro por las mismas razones de siempre: porque se terminó algo bueno, porque ya nunca tendré una primera vez con ese libro.

¿Y sabes qué? Mi llanto es una buena señal, significa que el libro me ha encantado, incluso que me ha obligado a pensar en un par de cosas.

Cuando un libro no solo tira de emoción, sino que, además, te obliga a detener un momento su lectura para reflexionar sobre algo, supongo que es un mejor libro, ¿o no? La verdad no tengo idea, yo vivo muy contenta leyendo libros que solo me hacen sentir.

Eso sí, debo advertir, algunas de las reflexiones que podemos leer en esta historia y que te hacen pensar sobre tu propia vida, son obviedades, cosas que de ser dichas en otro contexto solo provocarían un «el tonto haciéndose el listo».

En Ciudad de Mujeres esas obviedades (estilo “la vida no es una línea recta”) dichas en el momento correcto, rodeada de las palabras adecuadas, logran que por unos instantes veas tu vida desde otro punto de vista.

Son instantes, ya lo sé, pero oye, otras ni tanto.

Un canto de amor a la mujer

Si alguien sospecha encontrar en esta novela una especie de novela de activismo feminista, no tema. Podría serlo, no tengo idea del posicionamiento de la autora, pero como diríamos pronto y mal te la cuelan.

Terminas sintiéndote orgullosa de ser mujer, de formar parte de un grupo que inspira personajes de novela como Vivian Morris, pero también su tía Peg, la secretaria Olive, la corista Celia Ray, la actriz Edna Parker Watson y la excéntrica Marjorie Lowstky.

Entre todas ellas crearán historias de amor, de traiciones, de mujeres que aman a hombres, de mujeres que aman a mujeres y también, cómo no, de mujeres que traicionan a mujeres y a la vez son rabiosamente fieles entre ellas.

Pero sobre todo, terminarás disfrutando de pequeñas grandes historias y de personajes que si bien no están excesivamente bien dibujados, sí protagonizan historias excelentes.

Lo que menos me ha gustado de Ciudad de Mujeres

Quizás la poca profundidad que se le da a algunos personajes, cosa por demás esperable en una novela tan llena de ellos.

Echo en falta conocer el mundo interior de personajes como la tía Peg o la secretaria Olive, incluso de la Corista Celia Ray.

Pero Ciudad de Mujeres está escrito en primera persona, es Vivian Morris contándole a Angela qué significó su padre en su vida. Vivian Morris solo puede describir su propio mundo interior, del de los demás simplemente puede hacer conjeturas.

Lo que más me ha gustado de Ciudad de Mujeres de Elizabeth Gilbert

Los diálogos, por momento absolutamente deliciosos. Una muestra:

«Desde la última vez que nos vimos, querida, han ocurrido pocas cosas de interés. Sentémonos a tomar una copa y a no hablar de ninguna de ellas».

A lo que Edna había contestado:

«No hay nada de lo que me apetezca menos hablar y nadie con quien me apetezca menos hablar de ello».

Los diálogos resultan ágiles, chispeantes y trepidantes, tanto que por momentos tienes que tomar un poco de aire para seguir disfrutándolos a plena conciencia.

Con Ciudad de Mujeres disfrutarás, reflexionarás y llorarás, ¿qué más se le puede pedir a un libro?

Aleph